Tipos de alojamiento web para empresas

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

El alojamiento web o hosting es crucial para poner en marcha la página web de tu compañía, crear imagen de marca y conseguir un buen posicionamiento web en Internet. Seguro que te surgen muchas dudas con los servicios que vas a necesitar: ¿En qué consiste un alojamiento? ¿Cuántos existen en el mercado? ¿Qué consejos debo tener en cuenta para elegir el adecuado?

alojamiento web galicia vigo

En este artículo te ayudamos a resolver todas las dudas sobre alojamiento web, contamos con una dilatada trayectoria prestando asesoramiento en el sector y especialmente en alojamiento web para empresas.

Puedes contar con nuestro equipo en todas las fases, desde la elección del dominio y el hosting hasta el mantenimiento integral del sitio web. Además, diseñamos estrategias de marketing personalizadas para ecommerces enfocadas a captar clientes y generar ventas.

¿Qué es un alojamiento web?

Es un servicio que te ofrece la posibilidad de contratar un espacio físico en un servidor para almacenar todo el contenido del sitio web. Todo. Tanto los textos, como las imágenes y los vídeos. Es la infraestructura necesaria para que tu sitio funcione de forma ininterrumpida. Más claro: un alojamiento web es la casa donde metes toda la información online del negocio. El dominio, por su parte, es la dirección de la página web, por lo que debe ser un nombre sencillo que ayude al usuario a identificarlo con tu marca

Tipos de alojamiento web para empresas:

Las ofertas para contratar un hosting en el mercado son múltiples, de modo que destacamos los más comunes para que elijas el adecuado de acuerdo a tus necesidades según el tipo de proyecto:

1. Hosting compartido. Es básico y económico, por tanto el más utilizado. Te proporciona espacio en un servidor en el que compartes recursos con más usuarios. Un servicio bueno para empezar, que encaja muy bien en Pymes y proyectos en ciernes, aunque puede presentar limitaciones a medida que el negocio va creciendo.

2. Alojamiento en servidores privados o VPS. Aquí tienes una buena máquina para funcionar. Como si tuvieses para ti un ordenador virtual. La página web se guarda en un servidor que se ha dividido en servidores más pequeños, de tal manera que cada uno funciona de forma independiente, con su propio sistema operativo. Esto te permite una mayor flexibilidad a la hora de alojar distintos proyectos. Para entenderlo bien: el alojamiento en servidores VPS es como un bloque de pisos. Hay elementos comunes para cada vivienda, como la antena de televisión, pero cada una de ellas tiene su propio espacio y autonomía.

3. Servidores dedicados. Esta infraestructura es única y exclusiva para la persona que lo contrata, desde el ancho de banda hasta el espacio en disco. Son muy útiles para sitios webs con un gran volumen de tráfico mensual. Siguiendo con el paralelismo anterior, en este caso tienes toda la casa para ti, con piscina y jardín. Especialmente indicado para proyectos grandes. No es fácil configurarlo, por lo que conviene recurrir para ello a un equipo técnico especializado.

4. Alojamiento web en la nube. Tu proyecto está alojado en varios servidores interconectados en la nube. Este tipo de hosting presenta la ventaja de que es mucho más seguro y dinámico, al tiempo que amplia recursos para poder crecer en un futuro, ya que puede redimensionarse el servidor sin tener que migrar datos ni aplicaciones. Además, con este alojamiento pagas solo por lo que consumes, en vez de una cuota fija. Suele reservarse también para tiendas online grandes.  

En definitiva, contar con un alojamiento web es elemental si quieres darte a conocer en Internet. La calidad de este soporte técnico es determinante para garantizar el éxito de tu página web. En Plan B cuentas con los servicios profesionales más efectivos para lograr el mejor posicionamiento de marca. 

Tipos de alojamiento web para empresas