EL TRIUNFO DE LA EXPERIENCIA DIGITAL, 5 CONSEJOS PARA CONSEGUIR AVANZAR EN LA NUEVA NORMALIDAD

Comparte en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Ya no cabe duda de que el mundo digital ha escalado a lo más alto aprovechando la ventaja que le ofrece esta crisis sanitaria. La experiencia digital es la brújula hacia el futuro. La nueva normalidad abre las puertas a un mundo digital sin precedentes. El Covid-19 ha terminado de imponer lo que hacía tiempo que estaba latente: el triunfo de la experiencia digital.

El teletrabajo, los eventos online, los cursos digitales, las videollamadas… tomaron el relevo de nuestra cotidianeidad, sin apenas esfuerzo, para facilitarnos el día a día durante esta crisis sanitaria, por lo que parece evidente que sin duda esta “mano amiga” ha venido para quedarse. La evolución digital es ya en sí misma la nueva normalidad.

Y es que sería más correcto hablar de “obligación de adaptación” a la era digital. Aislados en casa, con tiempo limitado para salir a cubrir necesidades básicas, muchos todavía sin poder trabajar… Ya no hay opción a dudas: lo que antes era un recurso se ha convertido en una inexcusable necesidad.

Las experiencias digitales están destinadas a prevalecer sobre el resto. Sin embargo, si su diseño no es adecuado, tan sólo lograrán provocar la frustración y el rechazo del usuario. Cada vez son más las marcas que apuestan por la contratación de especialistas en desarrollo web para empresas y es que deben tener en cuenta algunos pilares fundamentales a la hora de diseñar y promover las experiencias digitales, apoyándose en el cumplimiento de lo siguientes aspectos básicos:

Aprovechar los servicios digitales para fomentar la confianza

No descubrimos nada nuevo si decimos que el diseño web en Galicia y en el resto de España, es ya una prioridad absoluta. Es bien sabido que la confianza se ve mermada en períodos de crisis. Y el Covid-19 no es la excepción. Durante estos meses de incertidumbre ofrecer una señal de fiabilidad es fundamental por parte de las empresas. Y en este tema, las ofertas digitales son la manera perfecta de retener la confianza de los clientes. De hecho, ha quedado bastante patente que aquellas marcas que no cuentan con este tipo de ofertas, quedan relegadas al olvido.

Es por esto que promover la confianza debe ser requisito fundamental a la hora de crear la experiencia digital de una marca, junto a su transparencia y seguridad. Un correcto uso de los datos de los usuarios, donde prime la protección de éstos, será de obligado cumplimiento a la hora de afianzar a nuevos clientes. Así como el uso de los “blockchain”  también pueden añadir, por ejemplo, un extra de seguridad a las transacciones online, junto a una gestión de E-commerce efectiva.

Responder adecuadamente al comportamiento del cliente

Ante una crisis es muy común que las personas se replanteen cosas que antes les resultaban obvias. Se produce una reevaluación de los valores, las necesidades y se redefinen las prioridades de cada individuo. Es necesario que estos cambios en el modo de proceder de los usuarios sean atendidos adecuadamente por las marcas que deberán adaptarse en su comunicación, sus ofertas, su posicionamiento, etc. a las nuevas exigencias de los consumidores y a la evolución del mercado.

Para ello es necesario que las empresas sepan trabajar con los datos de los clientes en tiempo real, con el fin de predecir y adaptarse a los cambios en el comportamiento de las personas. El uso adecuado de esta información permitirá a la empresa avanzar con la agilidad necesaria y adaptarse al particular customer journey de los clientes en estos tiempos de crisis.

Ofrecer un servicio acorde a las nuevas exigencias de los clientes

Durante la pandemia, se ha visto aumentado hasta sus máximos el uso de la tecnología digital, hasta ser (aún más) parte fundamental del día a día. Las marcas se han visto envueltas en una confrontación de estilos, diseño, velocidad… para ofrecer a sus clientes la mejor experiencia y usabilidad de sus servicios. Obligadas a rediseñarse una y otra vez a un ritmo frenético en los últimos meses para alcanzar el nivel de exigencia de los usuarios que, ahora más que nunca, pasan mayor parte de su tiempo en internet. Muchas han delegado esta responsabilidad en los profesionales de diseño de tiendas online en Galicia y el resto de la península.

Porque la única manera de alcanzar semejantes objetivos parece ser el conocimiento del propio cliente por parte de las empresas y  convertirlo en el núcleo de la experiencia digital y puesto que no estamos en un momento en el que se pueda permitir la experimentación por ensayo y error, las marcas deben actuar rápido y hacerlo bien. En los últimos meses ha primado la búsqueda de profesionales que han adaptado, a su vez, sus precios a la dura situación de sus potenciales clientes, ofreciendo servicios de páginas web baratas. Pero la experiencia digital no ha sido nunca algo puntual, sino un continuo, un flujo constante y creciente, que ahora se ha visto obligado a acelerarse sin remedio.

Lograr el máximo con el mínimo

Algunas marcas que en su momento cometieron el error de demorar o aparcar su transformación digital están ahora remediarlo, intentando, con urgencia y con los pocos recursos que les ha dejado este Covid-19, hacerse un hueco en el mundo digital.

A la urgencia de hacerse visible a nivel online, se le unen unos recursos escasos, que hace que las empresas deban aprender a sacar el máximo beneficio a los mínimos recursos y priorizar las iniciativas digitales; así como ayudarse de sistemas de diseño, plataformas tecnológicas para captar nuevos clientes y procesos de trabajo, que ahorren a las compañías tiempo y dinero.

La automatización debe ser un pilar básico para dotar de rapidez al flujo de trabajo, teniendo muy en cuenta no mermar con ello la calidad e imagen de la marca.

Garantizar la maniobrabilidad

La incertidumbre se ha convertido en una constante con la que las marcas deben lidiar diariamente, así como evolucionar e invertir con cautela, sobre todo en las tecnologías digitales, apostando por aquellas opciones que les permitan la máxima maniobrabilidad, ya que caminan sobre un terreno desconocido dónde la flexibilidad de movimientos y los ensayos A/B son fundamentales a la hora de avanzar.  Y para que sean capaces de afrontar cambios de manera ágil y flexible, dotando a las empresas de la tan necesitada adaptabilidad será imprescindible disponer de la flexibilidad necesaria para adoptar medidas correctoras para mantener el equilibrio y ser capaces de salir airosas y fortalecidas de esta crisis.

La “naturaleza” de lo tecnológico evoluciona a un ritmo imparable, quizá ya por delante de nosotros mismos, La clave está en la capacidad de ser ágil ante las transformaciones que se observan y el conocimiento que se adquiere en el proceso adaptativo. Desde Darwin hasta ahora es necesario adaptarse para sobrevivir, en esta ahora más que nunca, era digital.

EL TRIUNFO DE LA EXPERIENCIA DIGITAL, 5 CONSEJOS PARA CONSEGUIR AVANZAR EN LA NUEVA NORMALIDAD